Nuestra salida de Karlovy Vary nos pareció rápida y para consolarnos un poco nos pararon en un campo de lúpulo, (con lo que se hace la cerveza), yo no me lo imaginaba así, nos faltó la visita a la fábrica de cerveza para completar el aprendizaje.

Trebíz que no Trebic nos llevó a alguna confusión y también a alguna pequeña decepción. Trebic es una ciudad Patrimonio de la Humanidad, pero nosotros iríamos a Trebíz terminado en “z”. Nada más llegar nos dimos cuenta de nuestro gran error, haber cambiado la “c” por la “z”.

En nuestra guía de viaje nos ponía que podríamos dar un precioso paseo en bicicleta al rededor del pueblo con unas vistas maravillosas; o un paseo hasta un Menhir;  bien darnos un baño en el spa de nuestro hotel mirando las estrellas, finalizando el día con una cena típica  con degustación de licores y aguardientes, para despedirnos antes de llegar a Praga.

Nada más lejos de la realidad, como ya conté en el apartado de durmiendo en República Checa https://wordpress.com/post/imaginayvivetuviaje.com/7821

Esa tarde fue sin duda lo peor de nuestro viaje a República Checa. Pero como siempre hay que sacar lo positivo, viajando sobre todo, el pueblecito tenía un bar, como de otra época, pero con una cerveza estupenda…

La cerveza y la buena compañía consiguen que los momentos sean inolvidables y que la risa haga que nos olvidemos de lo negativo.

A la mañana siguiente antes de salir a Praga, visitamos Trebíz y nos dimos cuenta de que era un museo el propio pueblo. Las casas eran originales del siglo XVI y nos gustó mucho verlo.

Aquí pongo unas fotos.

 

Después de todo, nos gusta visitar Trebíz. Llega el momento de salir en nuestro “moradito” dirección Praga, para vivir otro viaje diferente. Eso ya lo contaré en otro post.

Las fotos y los comentarios son de Imagina y Vive Tu Viaje en Trebíz, República Checa, agosto de 2017.