Durmiendo en… El Camino de Santiago. Hoteles en la 2ª etapa de Logroño a Burgos.

Etiquetas

, , , , ,

Continuo contando nuestro peculiar caminar hacía Santiago de Compostela. Iniciamos el verano de 2019, saltándonos el verano del 20, un poco por miedo al Covid-19. Siendo el verano del 2021 el que retomamos para poder llegar en algún momento de nuestra vida a la Ciudad Santa.

En este post os hablo de los hoteles de la segunda etapa que hicimos el verano de 2021, de Logroño a Burgos.

De Madrid a Logroño subimos en autobús con Alsa, que sale del Intercambiador de Avenida de América. 17,22€ nos costó por persona. Salimos temprano, a las 8 de la mañana y a las 12:05 estábamos en Logroño. De Burgos a Madrid, también cogimos el autobús con Alsa, siendo éste más barato, 9,73€. También termina en el Intercambiador de Avenida de América. Siempre sacamos los billetes de autobús o tren antes del viaje, para asegurarnos que tenemos plaza.

Como la otra vez reservamos con Camino de Santiago Reservas. Directamente cogimos la opción que tienen de hostales de Logroño a Burgos. Os dejo el enlace de la primera etapa por si queréis ver esos alojamientos.

El viaje de ida y vuelta corre por nuestra cuenta, con ellos reservamos las 6 noches de hostal con desayuno y el traslado del equipaje. Ellos también se encargan de proporcionarnos las credenciales para ir sellando en distintos puntos del Camino. A mi me hacía mucha ilusión continuar con las primeras que tuvimos…. En esta ocasión también teníamos descuento por haberlo reservado en FITUR (viajar pre-pandemia). Precio de tres personas en habitación triple, 900€.

Hostal Numantina. Logroño.

El Hostal Numantina está en la calle Sagasta, 4. Plano de Logroño.

Repetimos hostal, en esta ocasión para empezar camino. Ya os había contado que al principio nos dio un poco de miedito, pero al conocerlo, ya teníamos claro que nos gustaba y que era ideal para nuestro inicio. Al lado de La Laurel y las otras calles de pinchos.

En esta ocasión solo pasaríamos una noche y directos al Camino, así que sin excesos… Desayuno como la otra vez en una cafetería al lado que nos permite empezar el camino directamente. (Bueno directamente…. Hay que salir de la ciudad para ya coger el Camino).

Las fotos del exterior las tenéis en el enlace de la primera etapa, aquí os dejo las de la habitación con nuestra cama supletoria. Su personal es muy amable y siempre dispuesto a dar mucha información.

Hostal Hispano. Nájera.

El Hostal Hispano se encuentra en la calle Duques de Nájera, 4. Plano de Nájera.

Edificio circular, de nueva construcción, cerca del centro de Nájera, un bonito pueblo de La Rioja Alta. Muy famoso por el Monasterio de Santa María La Real, tiene un rico patrimonio que merece la pena ver. (Cuando haces el Camino, turismo, lo que se dice turismo poco). Pero ya conocíamos Nájera y os aseguro que se merece un poco más de tiempo.

Hostal muy cómodo y muy agradable para pasar la noche después de la caminata de 29Km y el día de más calor de todo el mes de agosto y de todo el verano 2021.

Hostal Rey Pedro I. Santo Domingo de la Calzada.

El Hostal Rey Pedro I está en la calle San Roque, 9. Plano de Santo Domingo de la Calzada.

Bien situado dentro de Santo Domingo de la Calzada, en un edificio muy bonito. Han sabido aprovechar los materiales del entorno. Seguimos en La Rioja.

Me gustó mucho este hostal, La zona del comedor es muy bonita con el jardín, el ventanal y los restos de muralla que han sabido incorporar en el espacio. Santo Domingo de la Calzada tiene para ver muchas cosas, merece la pena pasar más de una noche.

Casa Rural Verdeancho. Belorado.

La Casa Rural Verdeancho está en la calle Corro, 11. Plano de Belorado.

Ya estamos en la provincia de Burgos, siempre sorprendente.

Una casa en piedra, perfectamente restaurada, a escasos 50m de la Plaza Mayor, un pueblo con muchos peregrinos y mucha vida, por lo menos en agosto.

De todos los alojamientos de esta etapa del Camino, creo que ha sido el más bonito, con pequeños detalles de esos que enamoran. La señora que lo lleva ¡un encanto! Dan muchas ganas de quedarse… Deciros que Belorado es un punto importante en el Camino, hay que ver sus grafitis, o murales en las paredes y su camino particular de huellas de personas famosas. (Ya os lo enseñaré cuando hable de ese día de camino).

Casa Rural Los Nómadas de Atapuerca. Atapuerca.

La Casa Rural Los Nómadas está en la calle Real, 24. Plano de Atapuerca.

Esta casita apartamento está en el pueblo de Atapuerca, famoso por sus yacimientos importantísimos para la Evolución Humana. Al parque arqueológico se puede ir en un autobús desde el pueblo, eso sí ir con la visita reservada. Nosotros ya habíamos estado, pero estando tan cerquita queríamos repetir y fue imposible.

La casa, está en un pequeño bloque en la calle que sube a la iglesia. Tenemos una habitación en la parte de arriba, compartimos la cocina con otro huésped, con el que apenas coincidimos.

Compramos algo de cena para hacernos y el desayuno nos lo dejan preparado para la mañana siguiente. Leche, fruta, café, pan, aceite, embutido, en la nevera y así nosotros nos lo hacemos cuando queramos y empezamos a andar sin presiones.

Por cierto la dueña, muy maja, nos dio algún truco para atajar dirección Burgos.

Hostal Acuarela. Burgos.

El Hostal Acuarela está en la calle Guardia Civil, 7. Plano de Burgos.

El último alojamiento de esta singular etapa, estamos en Burgos y dormimos en un hostal… Vamos mucho a Burgos porque tenemos unos amigos, bueno familia. Siempre hemos ido y vamos a su casa y el ir a un hotel se nos hace raro.

El hostal está bien situado del Centro y luego de la Estación de autobuses para volver a Madrid, aunque para mi en esta ocasión, todo está lejos de todo… (Ya os contaré lo de mis pies). Eso sí, no tiene la recepción abierta todo el día, tuvimos que hacer tiempo para entrar en la habitación y que llegaran las mochilas.

En el hostal tampoco hay cafetería, tenemos que ir a desayunar con unos vales que nos dan en la recepción, para un bar que está al lado. Tampoco tenemos prisa, nuestro autobús de vuelta a casa sale después de comer.

Pronto os iré contando las distintas etapas que vivimos en este segundo peregrinar hacia Santiago.

Si habéis leído hasta aquí ¡GRACIAS! Y si tenéis alguna duda✍️

Las fotografías y los comentarios son de Imagina Y Vive Tu Viaje, de Logroño a Burgos.

Camino de Santiago 2022.

Anden 0. La misteriosa «Estación Fantasma»

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Desde que tengo uso de razón, me recuerdo montando en metro con mi padre. El mejor momento del trayecto era cuando me decía: ¡Atenta llegamos a la Estación Fantasma! Ni que deciros que de las primeras cosas que memoricé fueron las paradas de la línea 1 del metro, (Plaza Castilla – Portazgo, en ese momento primera y última estación).

Me ponía de rodillas en el asiento y abría todo lo que podía los ojos para intentar ver cualquier señal de «vida» en esa estación abandonada. Estaba convencida que veía siempre alguna luz, alguna sombra, algo…

Breve era ese tiempo pegada en la ventana del metro, solo de Iglesia a Bilbao, pensando ya únicamente en la vuelta para ver qué vería desde el otro lado.

Os podréis imaginar que una de las cosas que tenía muy pendiente de ver en Madrid, era su famosa Estación Fantasma, oficialmente conocida como Chamberí.

Desde hace ya algunos años existe Anden Cero, Museos del Metro de Madrid. Son varios espacios históricos diferentes que cuentan un poco de la vida de nuestra ciudad a través del metro.

  • Nave de Motores.
  • Estación de Chamberí.
  • Estación de Chamartín.
  • Los Caños del Peral.
  • Estación de Carpetana.
  • Estación de Pacífico.
  • Vestíbulo de Tirso de Molina.
  • Museo de Gran Vía.

Os recomiendo la visita a cualquiera de los espacios. Pero quizá la más conocida o la más especial es la Estación de Chamberí.

Esta visita es ideal para hacerla con niños, pero también solo adultos. Se han hecho unos buenos trabajos de limpieza y restauración de la estación.

Sigue sin ser abierta al publico general de metro, se sigue pasando por ella cuando vas entre las estaciones Iglesia y Bilbao, pero ahora ya sé qué era eso que yo me imaginaba de niña…

La entrada está en la Plaza de Chamberí y es gratis. Es imprescindible sacar la entrada online en su web. Sólo se pueden sacar por persona un máximo de 5 entradas. Vimos que había personas que iban sin entrada y si no llegaban las 25 personas de cada turno, podían entrar, pero es un riesgo, como vayan todas, te quedas sin bajar.

La visita dura unos 40 minutos y sólo se puede visitar viernes por la tardes, sábados y domingos. Los pases se van sacando de mes en mes. En Semana Santa, por ejemplo se ha podido visitar más días. Consultar la web para ver bien los días y horarios.

Una vez que entramos y nos dicen las normas de la visita nos trasladamos en el tiempo a esos primeros años del siglo XX cuando se inauguró la primera línea de metro de Madrid, con tan sólo 8 estaciones.

Las mujeres eran las taquilleras de Metro, pero solo podían tener ese trabajo hasta que se casaban. Además debían ser autorizadas por sus padres para poder trabajar.

Los billetes de metro se vendían en un taco y el precio era diferente, en función de la estación a la que se fuera.

Una guía turística, nos cuenta muchas cosas interesantes en ese vestíbulo. No os voy a desvelar toda la información para que vayáis a verla.

Unas escaleras y un pasillo largo nos conducen al anden dirección Cuatro Caminos.

En el andén se conserva la cabina del jefe de estación. Además también los azulejos blancos originales, el suelo y lo más «bonito» los anuncios de los dos andenes con productos del momento.

La importancia de la publicidad para vender productos, crear necesidades y como no, también recrear la vista. Aprendimos que los lugares más caros para poner la publicidad eran justo los últimos de los andenes. En este caso está la marca Gal, famosa por sus jabones y sus olorosas cajitas de vaselinas. ¿Quién no ha tenido una en su casa? Pero, recordad que no puedo contaros todos los detalles, porque ¡tenéis que ir!

Aquí termina una visita estupenda a uno de los museos de Historia viva de Madrid de Anden 0.

Existe un Pasaporte de los Museos Metro, en el que os pueden ir poniendo un sello en cada uno de los espacios de Metro, al completarlo podéis recoger un regalo en una de las Tiendas de Metro de Madrid (Sol o Plaza de Castilla). Os dan un pasaporte por familia.

Plan perfecto para ir con niños y tenerles motivados durante las visitas, además tendréis planes con ellos hasta sellar los ocho huecos. ¡Seguro que el regalo les encanta!

Así es Madrid, con un montón de ideas para hacer planes…. Si habéis leído hasta aquí ¡GRACIAS! y si tenéis alguna duda✍️

Las fotografías y comentarios son de Imagina Y Vive Tu Viaje en Anden 0. Estación de Chamberí. Madrid, Semana Santa 2022.

Duomo de Milán y alrededores

Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Ver el Duomo es una maravilla, sin lugar a dudas es la visita estrella (junto con la Última Cena de Leonardo) de Milán.

Tengo que deciros que la plaza es muy bonita, en Navidad tiene un encanto especial. La parte más grande coincide con la puerta principal del Duomo. En la fachada lateral en la que están las taquillas para la entrada a la catedral, está el Palacio Real, hoy sede del Museo del Duomo (Os hablo de él un poco más abajo), a su lado el Museo del Novecento.

En el otro lateral está la Galería Vittorio Emanuel II. Pasaje cubierto, que tiene tiendas, cafés librerías, restaurantes y un museo sobre los inventos de Leonardo da Vinci. Fue diseñada para conectar la Plaza del Duomo con la Plaza de la Scala.

Justo al lado hay unos grandes almacenes con unos soportales adornados en Navidad, que nos ofrecen unas buenas vistas del Duomo.

Una plaza muy pequeñita detrás de este edificio y un poco escondida, es la Plaza del Mercado, Piazza Mercanti. Un rincón medieval, en el que se celebraban actos públicos y donde se encontraba la cárcel. Una de las plazas más bonitas de Milán. Hay unos soportales donde se ponía el mercado, también está la loggia degli Osil, construida en 1316. Decorada con las armas de los barrios de Milán. El Pozo es del siglo XVI.

Después de este paseo por los alrededores del Duomo llega el momento de visitarlo. Os recomiendo llevar la entrada sacada online. Nosotros sacamos la entrada más completa, la que cuesta 20€, (más 1,50€ de gastos) incluye la vista a la catedral, la zona arqueológica, la subida en ascensor a las terrazas y la entrada al Museo del Duomo. Para los menores de 18 años, la entrada es reducida. También os recomiendo coger la audioguía que cuesta 6,50€. Merece la pena, porque no coincidíamos con la visita en español y la audioguía es muy completa.

La fachada del Duomo, hasta la primera línea de ventanas es barroca. Se terminó en el siglo XIX con agujas, ventanas ojivales neogóticas.

Primero vemos gran parte de la catedral, no se puede ver la parte del presbiterio cuando hay eucaristía, por eso tenemos que ir con calma, porque también tenemos hora para subir a las terrazas.

El suelo es increíble, del estilo al del Duomo de Florencia o el de Siena. Casi lo primero que vemos es la marca del meridiano que señala el mediodía astronómico.

Cuando entramos el coro del Duomo canta y es inevitable no escucharles, el sonido es increíble. Es una lástima que en la grabación no se perciba el sonido.

Coro del Duomo de Milán.

A lo lejos, en las alturas de la bóveda del coro, hay una luz roja que nos dice que que allí está desde 1461, uno de los clavos de la cruz de Cristo. Tiene su especial historia, apta para muy creyentes.

Maravillosas obras de arte inundan el Duomo. Aquí os dejo unas cuantas fotos del interior.

Todo el interior es imponente, el presbiterio, las vidrieras historiadas y de gran valor, el monumento funerario de Gian Giacomo Medici, la cripta donde se encuentran los restos de san Carlos Borromeo, el precioso relieve de la vida de la Virgen.

De todas las obras que hay, una, para mi, destaca por encima de todo lo demás.

Muy cerca del mausoleo Medici está la estatua de San Bartolomé desollado, firmada por Marco d’Agrate en 1562.

Está realizada en mármol, el santo lleva a modo de estola su piel, dejando ver músculos, tendones, venas, representando el martirio de Bartolomé, uno de los apóstoles de Jesús, que fue desollado vivo.

La escultura es muy realista, su cara, toda ella es impactante.

A la izquierda de la entrada, unas escaleras conducen a la zona arqueológica, encontrada al hacer una de las líneas del metro.

Podemos ver lo que queda del ábside de la Iglesia de Santa Tecla y un baptisterio (octogonal), donde san Ambrosio bautizó a san Agustín en el año 387.

Lo verdaderamente asombroso para mi después de ver todo esto, fueron las terrazas del Duomo, imprescindibles, merece la pena sacar la entrada para verlas. El acceso está en el exterior, en uno de los laterales del Duomo, depende de si subes por las escaleras o por el ascensor, es un acceso u otro. Nosotros teníamos la subida por el ascensor.

Las vistas de Milán son bonitas, pero lo más bonito es poder estar, caminar por ese tejado, entre arbotantes, pináculos, esculturas, gárgolas, fue verdaderamente maravilloso.

Todas las fotos me parecen pocas, cada detalle, cada rincón. Vemos muy cerquita, una virgen dorada, conocida en Milán como Madonnina.

Después de todo el Síndrome de Stendal que llevamos encima, nos vamos a comer para digerir todo lo que hemos visto en el Duomo. En el restaurante Di Gennaro, muy cerca de la catedral.

Al salir de comer entramos en el Museo del Duomo, que os recuerdo llevamos incluido con la entrada total del Duomo.

El museo se encuentra en el edificio que está enfrente de la catedral, al lado del Palacio Real. Es precioso también, tiene todas las piezas originales del Duomo, incluso vidrieras. Un cuadro de Tintoretto y una maqueta gigante del Duomo en madera espectacular.

Milán es una ciudad muy bonita en Navidad, bueno realmente, todas las ciudades son bonitas en Navidad.

Recorrer desde el Duomo hasta el Castillo Sforzesco, es típicamente navideño.

La visita al catillo la haremos otro día, pero como veis merece la pena pasear por la noche por todo el recinto.

Callejeamos un poco más por las calles casi vacías de Milán.

Queríamos ver una escultura muy famosa y controvertida de Milán, «Mano tullida» del escultor Maurizio Cattelan.

La escultura forma parte de una serie del autor llamada «Contra las ideologías», para burlarse de un gesto nazi. Ha sido muy criticada sobre todo por el lugar en el que se puso, justo en la plaza de la Bolsa.

Así es el arte contemporáneo, siempre controvertido.

Tanto caminar, es la hora de cenar, muy cerca de nuestro hotel, un pequeño restaurante llamado Alla Cadrega.

Si has llegado hasta aquí ¡GRACIAS! por leerme hasta el final y si te ha gustado 👍✍️

Las fotografías y comentarios son de Imagina Y Vive Tu Viaje en Milán, Navidad 2021.

Milán desconocido…

Etiquetas

, , , , ,

Cuando preparaba nuestro viaje a Milán, descubrí que ¡tiene canales! El día de Navidad pensamos que era el día perfecto para conocer el barrio de moda de Milán, Naviglio. Muchos restaurantes, cafés, heladerías, tiendas de antigüedades y dos canales. No había demasiadas cosas abiertas por ser el día de Navidad, pero pasear por el Naviglio Grande ya merecía la pena.

El Naviglio Grande comenzó a construirse en el año 1177, después los otros canales más pequeños. Eso hizo posible que los barcos pudieran navegar por ellos. Así en el siglo XIV se transportaba el mármol para la construcción del Duomo.

En el siglo XV Leonardo da Vinci mejoró la infraestructura de los canales para poder comerciar con otros puertos. Hasta el siglo XIX fue el distrito portuario de Milán. En 1979 cesó la navegación en los canales.

Para llegar a Naviglio os recomiendo ir en metro. Puerta de Génova es la que te deja muy cerca de la Darsena, principio o final del canal Naviglio Grande.

A los lados del canal se encuentran los restaurantes y tiendas, pero el día de Navidad no había casi nada abierto.

Hay rincones preciosos de esos que enamoran que son imprescindibles visitar, (además de pasear por los lados del canal). Uno de esos lugares es el Callejón de las lavanderas. Aún están los antiguos lavaderos, donde las mujeres lavaban la ropa cuando era el barrio portuario.

Una vez al mes, lo últimos domingos de mes para ser más exactos, sacan a la calle los anticuarios de la zona y de otros muchos sitios sus muebles y cachivaches y montan un gran Mercado de Antigüedades, famoso en toda Italia.

Las casas típicas de amarillo milanés animan un poco el día frío y gris de Navidad.

Vimos que había grandes barcazas que deben recorrer el canal mientras comes o cenas, pero todo esto de momento cerrado. ¡Cuántas ganas de que todo vuelva a ser un poco más «normal»! Nos queda ir pasando de un lado a otro a través de algunos de sus puentes.

Antes de llegar a una calle muy grande hay unas paredes con unos grafitis muy chulos que llamaron nuestra atención.

A la altura de ese puente nos dimos la vuelta para subir por el otro lado. Sé que no os voy a enseñar otro rincón muy famoso de Naviglio, la iglesia de San Cristoforo, patrón de los barqueros, formada por dos edificios de los siglos XII y XIV. Pero no llegamos….

Hacía mucho frío y no había ningún sitio abierto para tomarnos algo caliente, un delicioso capuccino. Decidimos cambiar de ubicación, pero nos toca el camino de vuelta.

Caminando hacia la Puerta Ticinese nos encontramos el Canal Pavese.

Cogemos Corso di Porta Ticinese, que nos lleva a la iglesia de San Lorenzo, pero también cerrada. En ese momento pienso que debe ser impresionante. (Os adelanto que conseguimos entrar otro día).

Lo que sí que nos encontramos fueron otros lugares curiosos e interesantes de Milán.

Uno de esos lugares curiosos que encontramos antes de llegar a San Lorenzo fue el Muro de las Muñecas Il Muro delle Bambole, The Wall of Dolls.

Una cantante y presentadora italiana lo inauguró durante la Semana de la Moda de Milán de 2014, para concienciar sobre la violencia hacia las mujeres. En el muro, en unas rejas hay muñecas enviadas desde muchas partes del mundo, también hay flores secas. Quieren reflejar que miles de niños han perdido a sus madres. También hay notas y cada año cambian una pancarta de las mujeres que han sido asesinadas a manos de sus parejas de distintas ciudades de Italia. Muy impactante, la verdad.

A pocos metros están las columnas romanas de San Lorenzo. Os dejo alguna foto, aunque os hablaré de ella en otro post.

Seguimos caminando hacía el Duomo para verlo de día y comer algo. Tenemos la visita reservada para otro día, visitar la gran catedral de Milán es otro de los objetivos de este viaje.

Comemos fenomenal cerca de la zona de Brera en la Hosteria della Musica Brera.

Una rica comida de Navidad, da paso a un descanso y entrar en calor en el hotel.

Siesta de pijama para todos, pero sorprendentemente nos pusimos en acción para cenar, (en mi familia se puede excluir muchas cosas, pero cuando se trata de las comidas o cenas, no se perdonan por nada del mundo).

Si has llegado hasta aquí ¡GRACIAS por leerme hasta el final! Si te ha gustado 👍✍️

Las fotografías y comentarios son de Imagina Y Vive Tu Viaje en Milán, Navidad 2021.

Milán y «La Última Cena»

Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Quizá el día que más esperábamos de todo nuestro a viaje a Milán, era este. Algunos verbalizando todo el tiempo y otros sin confesarlo…

Ver «La Última Cena» de Leonardo da Vinci en el Refectorio de Santa María delle Grazie era un gran sueño.

Vamos en metro desde nuestro hotel Marconi, en este caso nos viene bien coger la línea verde en Gioia, hasta la estación de Cardona FN. Os dejo el plano de Metro de Milán. Como conseguir los billetes y otras informaciones básicas os dejo aquí el enlace.

Cogemos la Via Carducci hasta que enseguida vemos las indicaciones para llegar a la Piazza Santa María delle Grazie número 2.

Y enseguida vamos viendo el ábside de la iglesia del Monasterio Santa María delle Grazzie. Nos aceleramos. Hemos llegado un poco pronto. Es IMPRESCINDIBLE reservar la visita online. Os dejo el enlace de la página oficial cenacolovinciano.

Muchas empresas realizan visita al refectorio con guía, pero son muy caras y vayas con quien vayas, solo entran 33 personas a la vez y solo dura 15 minutos la estancia dentro del refectorio. La entrada normal cuesta 15€ y para los jóvenes de 18 a 25 años sólo cuesta 2€. Tienes con la entrada un código QR para la audioguía, que como quieras escuchar dos veces alguno de los puntos, ya no te da tiempo a oír entero los audios.

Echar un vistazo a la página que os aclarará cualquier duda de cómo conseguir las entradas. ¡Por cierto! las entradas se abren trimestralmente, así que tenéis que tener en cuenta cuándo vais a ir, para estar pendiente de conseguir la entrada….

Como llegamos pronto, entramos a ver la iglesia, que no necesita reserva y se puede ver sin colas y sin entrada. La iglesia se construyó entre 1463 y 1490. Fue diseñada por Guiniforte Solari. Ludovico Sforza «El Moro» el gran señor de Milán quería que fuera mausoleo.

La fachada de ladrillo de Solari y la puerta diseñada por Bramante. En el luneto, la pintura de Leonardo da Vinci, un buen aperitivo…

La entrada se hace a través de una pequeña puerta donde se presentan las entradas y solo se puede ir entrando 15 minutos antes de la hora.

Un Patrimonio de la Humanidad nos espera.

Ludovico encargó a Leonardo una obra de La última cena para el refectorio del Monasterio. Os recomiendo también ver la serie en Amazon Prime de Leonardo. El libro de Christián Gálvez «Matar a Leonardo Da Vinci».

Las 33 personas que vamos a estar los 15 minutos pasamos por una parte del Claustro del Monasterio, hasta llegar a una sala donde hay que esperar un poco para poder pasar al refectorio. Mientras vamos viendo fotos de como se ha ido restaurando el edificio después de distintos acontecimientos..

Leonardo hizo la obra con tempera, no como se hacía los frescos en ese momento. Lo hizo igual que si hubiera pintado en un lienzo, porque decía que los detalles se podían hacer mejor, captar la luz, los gestos…

Lo que pretende Leonardo es plasmar el momento justo en el que Jesús les dice a los apóstoles, «…Uno de vosotros me traicionará». Es capaz de captar el instante de asombro ante las palabras.

Pero Leonardo no pensó en la duración de la imagen en el tiempo. Pared y tempera, no casan bien. Además de que no podía prever todo lo que ha ido ocurriendo en la Historia. Cuando llegó Napoleón se usó la sala como establo. En 1943 fue dañada con los bombardeos de la 2ª Guerra Mundial. La Última cena fue tapada con sacos de arena para intentar protegerla.

Solo puedo decir que era como estar en un sueño, ver La Última Cena como en la imagen de un libro, en el que siempre la había visto…. Esos 15 minutos, hay que exprimirlos y aprovecharlos….