Batubulan sería nuestro siguiente encuentro con la cultura balinesa. A unos 25 minutos en coche desde Ubud, muy cerca de Denpasar, para ver una representación de alguna de las danzas más importantes de Bali.

Como todos los trayectos en Bali a nosotros nos parece caótico, mis ojos no saben donde mirar, todo llama mi atención.

Cuando llegamos a Batubulan, Pande, nuestro guía, nos dio en un papel el argumento de la obra que veríamos “Barong y Rangda”el Barong es un animal mitológico representando el espíritu del bien y Rangda monstruo mitológico, representa el espíritu del mal. La obra narra la lucha eterna entre el bien el mal. Todo resulta muy diferente a las representaciones a las que estamos acostumbrados….

La representación se lleva a cabo en la entrada del templo, y son los propios vecinos del pueblo los que realizan las danzas.

Siempre ofrendas….. Para que todo salga bien….

En un intermedio salen unas preciosas mujeres balinesas para hacer la famosa “Danza Legong”, impresionantes sus ojos, sus manos, sus movimientos en general.

Así de maravillados vemos todos los actos de la obra, el 7º es el último.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No nos resistimos a imitar a las bailarinas.

DSC_0491

Nos vamos directos a ver un taller de tallas de madera donde vemos como trabajan las distintas maderas y tallas y no podemos resistir a comprarnos una máscara para la entrada de nuestra casa y protegerla de los espíritus malos.

Después vamos a una tienda – museo de cuadros de pintura balinesa. Nosotros no queremos comprar nada y nos sentimos un poco presionados, hacemos que la visita sea corta, la chica que nos acompaña nos da enseguida por perdidos…

De la tienda de cuadros nos vamos directos al centro de Ubud para ver el Palacio Real, donde vive actualmente la familia real de Ubud. En Indonesia el régimen político es la República, pero en el caso de Bali hay en muchas de las ciudades, un Rey, sin poder político, pero con mucha influencia social. En Ubud está uno de los más importantes de todo Bali.

Después del terremoto de 1917 el complejo fue reconstruido, lo vemos en obras (como toda la ciudad). Muchas de las tallas de piedra y puertas, son del famoso I Gusti Nyoman Lempad, un escultor local. Por las noches se realizan representaciones de obras balinesas, como las que vimos en Batubulan.

A partir de este momento nos quedamos solos para descubrir a nuestro aire Ubud. Fuimos al Mercado de Artesanía de Ubud. No se como describir aquel sitio, caótico como la ciudad, lleno de cosas por todos los sitios y sobre todo lleno de olores… Olores que lo envuelven todo, en ocasiones de manera muy agradable y en otras de forma muy desagradable.

Regateando, poco porque somos un poco pardillos, nos compramos alguna que otra cosa, (incienso, imanes, portavelas de coco,…) Ubud, realmente es un mercado en sí, todas las calles están llenas de tiendas sobre todo para los turistas y de sitios de comida. En uno de esos puestos callejeros encontramos un cartel que puede definir Bali.

20180822_144811

En una callecita pequeña, estrecha, en la que hay un pequeño Hostel, encontramos un agradable restaurante que llama nuestra atención y decidimos comer allí, 18€ nos costó aquella estupenda comida. Nos gustó ese rincón tan peculiar, con momento ofrenda incluido.

Recorriendo una de las calles principales de Ubud, llegamos hasta el Bosque de los Monos, (el que ya habíamos visto) queríamos recorrerlo por la parte de fuera, pero vivimos alguna escena un poco “al borde del pánico”, lo dejaremos y recordaremos como una anécdota del viaje.

Un poco de piscina en el hotel y momentos en soledad, de esos que son muy importantes en un viaje, nos hace reponer fuerzas a todos y a pensar en cenar en un sitio que habíamos visto antes, con música en directo. Siam Sally.

20180822_222007[1]

Nos despedimos de Ubud para conocer el este de la isla y ver otra visión de la “Isla de los Dioses”.

Las fotos y comentarios son de Imagina y Vive Tu Viaje en Bali. Agosto 2018