En nuestro 2º día en las Playas del Desembarco lo comenzamos en el pequeño pueblo de Ste-Mére-Église, pueblo muy conocido y muy visitado, por ser en el que la noche previa al ataque, uno de los cientos de paracaidistas que lanzaron al vacío, para preparar el terreno,… se quedó colgado del campanario de su iglesia, Jhonh Steell haciéndose pasar por muerto ante los alemanes, consiguió aguantar hasta que pudieron descolgarle y sobrevivió.

El museo, con el que no contábamos, está realmente bien así que nos llevó toda la mañana.

Está dedicado sobre todo a las divisiones de paracaidistas norteamericanas que llegaron a Normandía. A pesar de los malos cálculos al lanzar a los hombres, algunos cayeron al mar, otros entre las líneas alemanas, el mal tiempo, el mal estado del terreno, la pérdida importante de vidas, el conjunto de la operación fue un éxito.

Estas divisiones tenían como misión tomar la población de Ste-Mére-Église, cortar la Carretera Nacional de Cherburgo-Paris, impedir que las fuerzas alemanas atravesaran sus filas para poder controlar la costa, en donde el desembarco ya estaba en marcha.

Objetos personales, equipación militar de los dos bandos, se muestran y explican con detenimiento en el interior del museo.

Decidimos comer en un pequeño bar con patio del pueblo, en plan comida rápida, para seguir por la tarde con  nuestro itinerario.