Nuestro viaje por República Checa (de este verano) continua en este nuevo post. Nos ponemos en marcha a la llamada “Suiza Checa”, haciendo una parada en la Torre de Ještêd.

DSC_0882

La Torre está considerada un símbolo de la ciudad de Liberec. Es mucho más que una antena de televisión. Su arquitecto Karel Hubácek, recibió el premio “Perret” concedido por la Unión Internacional de Arquitectos por su diseño uniendo la tecnología con el paisaje.

La subida a la Torre que tiene una forma de campana de mano apoyada (eso es lo que nos parece a nosotros) la hacemos en un teleférico que nos sube a los 1012m. Por miedo a perder a alguna persona de nuestro grupo, no queremos subir por grupos en el teleférico, TODOS JUNTOS.

Una vez arriba observamos la espectacular torre desde todos sus puntos, la bordeamos antes de tomarnos comprar un capuchino calentito en su interior, para disfrutarlo observando el paisaje.

Aproximadamente media hora tenemos para estar en la Torre, cuenta con una pequeña tienda, un autoservicio de comidas y bebidas y pocas más estancias visitables.

La ruta caminando comienza al terminar de ver la Torre, ya que tenemos que bajar andando hasta donde nos espera nuestro “moradito” y donde comeremos .

Esta ruta la verdad, tengo que confesar que fue un desastre, nuestra guía siguió haciendo de las suyas, (poco organizada). Nos dio a elegir el camino por donde bajar: camino rápido en pendiente o un camino más largo, pero disfrutando del bosque y del paisaje.

Desde luego el camino bonito entre un bosque, pero sin saber y no tener rumbo, estoy convencida de que se perdió, nos perdió, pero como solo era bajar, llegamos, al final después de alguna que otra pregunta a algún “lugareño de la zona”.

DSC_0943

Un desastre, pero también nos reímos mucho, sobre todo en uno de los tramos de la bajada, ya al final, donde podíamos ver donde nos iban a recoger, cruzando un prado verde, lleno de agua, sin camino, creyéndonos los personajes de Heidy, a Pedro si lo llevábamos, nos faltaba Niebla…

Nuestra guia termina de arreglar nuestro descontento llevándonos a un centro comercial para comer y para comprar algo de comida para el día siguiente, pero tampoco nos aclara si debemos llevar comida en la ruta del día siguiente o no, la verdad ¡un desastre!

En el próximo post contaré como intentó arreglarlo en el Castillo de Sloup V Cechách.

Las fotografías y los comentarios son de Imagina y Vive tu Viaje durante el viaje a República Checa en agosto 2017.