Nuestro último día completo en Viena comienza visitando un mito de la ciudad, El Teatro de la Opera.

DSC_0256

En los lados de la Opera hay dos fuentes muy bonitas.

Tienen muy buena organización, hacen visitas guiadas cada hora durante toda la mañana en tres idiomas diferentes, inglés, alemán y español. El precio de la visita es de 9€ para adultos y 4€ para estudiantes y niños. https://www.austria.info/es/actividades/ciudades-y-cultura/musica-en-austria/opera-en-viena-wiener-staatsoper-volksoper

A nosotros nos toca hacer la visita con un grupo un poco preguntón y poco atento a las respuestas, pero un guía colombiano muy paciente, consigue que sea muy interesante la visita.

Entramos al Salón de té, donde Francisco José, su familia y sus amigos estaban en los entreactos.

El auditorio es muy bonito, lo vemos desde distintos sitios. primero desde el palco real.

Hay varios salones laterales con tapices.

Nuestro guía nos lleva a la parte de atrás del escenario donde se guardan decorados, se mueven telones,… Es enorme.

Bajando por la Calle Operngasse llegamos al Edificio de la Secesión. Un poco de historia sobre el edificio no nos viene mal. En 1897 un grupo de artistas que pretenden buscar el arte total, quieren romper con todo lo anterior y crean un pabellón para reunirse, exponer. Será el grupo de Secesión Vienesa y su primer presidente será Gustav Klimt.

El movimiento de Secesión da importancia a la ornamentación, no buscan un arte comercial, la figura humana tiene gran importancia, se inspiran en la naturaleza. Secesión es una de las ramas del Modernismo, es decir el modernismo en Viena se llama Secesión.

Crean una revista Ver Sacrum (Primavera Sagrada), con su bonito lema que está escrito en la fachada “A cada tiempo su arte y a cada arte su libertad”.

Pero lo que de verdad es conocido del Edificio de Secesión es que en el interior está el Friso de Beethoven, es un homenaje al gran compositor, ídolo de los artistas secesionistas.

El Friso tiene 3 paneles donde se representa la lucha de la humanidad por la felicidad.

En un primer panel nos encontramos el anhelo de felicidad.

En el segundo panel está el Gigante Tifeo y sus hijas las 3 gorgonas Medusa, Esteno y Euríale. Danae y tres mujeres que representan la enfermedad, la locura y la muerte.

El último panel, alegría como inspiración divina.

A mi me encantó, me pareció magnifico, aunque dudo que le guste a un gran número de personas.

En la siguiente manzana nos encontramos con Naschmarkt, un mercado con mucha vida y muchos sitios donde picar, beber algo y comprar distintos tipos de alimentos. Así que es un buen sitio para comer los cinco. ¡Las ostras estaban buenísimas! y el filete empanado es uno de los platos típicos de Viena, el conocido Wiener Schnitzel.

Una mañana de lo más artística y ¡¡¡aún nos queda toda la tarde!!! Pero eso será en otra entrada del blog…

Las fotos y comentarios son de Imagina y Vive Tu Viaje en Viena, julio 2018.