En mi diario de viaje escribo que, “después de dos días en Bali ya tengo la sensación de que hemos visto muchas cosas” y así dejamos Ubud, para ir por pequeñas carreteras, algún bosque, poblaciones y campos de arroz como los que vemos en los cuadros y en las postales de Bali.

DSC_0631

LLegamos a la ciudad de Klung Kung para ver el Palacio de Justicia y sus famosas pinturas de Kerta Gosa. Del antiguo Palacio Real solo se conserva el jardín del Foso. Hay dos pabellones en el jardín, donde estaba el Tribunal Real.

En uno de los pabellones están las famosas pinturas de Kerta Gosa. Son unos paneles pintados, representando distintas historias. Cuentos tántricos, con moraleja.

En medio del pabellón una mesa y seis sillas, en un lado se sentaban 3 miembros de la familia real y en el otro lado, tres sacerdotes, que juzgaban a los acusados que llegaban al Palacio de Justicia, decidiendo “la pena” según el delito cometido. (La mesa, sillas y muchos de los paneles son replicas, los originales están en el Museo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el segundo pabellón hay más pinturas, otros adornos y una balinesa pintando en unos papeles dibujos de los que hay en el techo.

20180823_100137

 

Tuvimos la suerte de coincidir con unos novios haciéndose fotos de boda, nos parecieron preciosos los trajes, aunque llevaban demasiado maquillaje.

El Palacio también cuenta con un estanque lleno de nenúfares y un pequeño museo con los objetos de como era el antiguo palacio.

 

 

En el jardín hay un montón de mujeres, vendiendo telas para ponerse los sarongs, vendiéndolos por un precio irrisorio para nosotros, 1€ por sarong. Me siento un poco agobiada con tanta tela.

Un objeto que nos encantó de Bali son esas preciosas sombrillas que hay por todos sitios y que indican la presencia de un Dios.

Las fotos y comentarios son de Imagina y Vive Tu Viaje en Bali. Agosto 2018.