Etiquetas

,

Nuestro fin de semana de bodegas no pudo empezar mejor: Bodega Emilio Moro. Pesquera de Duero, Valladolid.

Cuando llegamos a la oficina, nos dicen que en breve comenzará una visita y que seremos pocas personas. La experiencia que hacemos es la que ellos llaman “De la Cepa a la Barra”. Una de sus catas clásicas.

Consiste en una visita a su bodega, con la explicación de cómo hacen ellos el vino y una cata después de dos de sus vinos: Emilio Moro crianza y Malleolus, por 30€ por persona. https://www.emiliomoro.com/

Realizamos la visita con una chica que parece enamorada de su trabajo y de la Bodega, nos transmite la información estupendamente. Nos cuenta cosas de la elaboración del vino que desconocíamos y nos encantan sus instalaciones.

Después de la visita casi privada, porque eramos 7 personas, ¡mejor imposible! Nos suben a un comedor donde está preparada la mesa para probar los vinos Emilio Moro crianza y Malleolus 2015 y 2016, con un embutido rico y en el salón un balcón que sale a la bodega de las barricas, ¡muy bonito!

Color, lagrima, aroma, sabor,… todo eso en buena compañía mejora el vino.

Solo nos queda para rematar, dar un paseo por la tienda y ¡ver que cae!

Alguna que otra botella nos llevamos y así podremos disfrutar del vino en otro momento, aunque es cierto que puedes encontrar estos vinos en Madrid, cerca de nuestra casa, a nosotros nos gusta comprarlo directamente en la bodega, tiene otro encanto. Cuando lo abrimos en casa recordamos nuestro viajes…

Además tengo que deciros que somos unos seguidores de la marca Emilio Moro en twitter e Instagram, ya que son muy activos en redes, cuentan muchas cosas interesantes, además de enterarnos de sus proyectos sociales, viñedo solidario, en distintas partes del mundo.

¡Con ellos viajamos un poquito más!

Las fotografías y comentarios son de Imagina y Vive Tu Viaje en Bodegas Emilio Moro. Pesquera de Duero. Valladolid. Mayo 2019.